Fachadas industrializadas y sostenibles con ladrillo cara vista

HISPALYT

Las fachadas de ladrillo cara vista representan una de las unidades constructivas más importantes en las obras de edificación de nuestro país.

A lo largo de la historia, arquitectos de todas las épocas han utilizado el ladrillo como pieza elemental de su arquitectura. En la actualidad, son muchos los arquitectos contemporáneos que siguen empleando este material como tecnología constructiva para realizar obras vanguardistas e innovadoras, al tiempo que eficientes y funcionales. Los diferentes acabados y aparejos del ladrillo cara vista posibilitan un sinfín de diseños, consiguiendo formas, dibujos y texturas que dan lugar a fachadas expresivas, originales y únicas. Además, continuando con el I+D+i, los fabricantes de ladrillo cara vista ofrecen a los proyectistas soluciones constructivas innovadoras, de altas prestaciones técnicas, sostenibles, eficientes energéticamente y cada vez más industrializadas, ideales para construir edificios que garanticen los estándares de calidad y habitabilidad de la arquitectura actual y del futuro. De este modo, tradición e innovación se aúnan en las fachadas de ladrillo cara vista.

Entre las soluciones constructivas innovadoras se encuentra la fachada autoportante de ladrillo cara vista STRUCTURA-GHAS®, Flexbrick®, Termoklinker®, Cablebrick® y Murobrick®.

Fachada autoportante STRUCTURA-GHAS

Tras un análisis de los sistemas constructivos de fábrica existentes, ahondando en su funcionamiento y prestaciones técnicas, los fabricantes de ladrillos cara vista de HISPALYT y la empresa GEOHIDROL, han desarrollado la fachada autoportante con ladrillo cara vista con el sistema G.H.A.S.® de GEOHIDROL. Con el fin de promocionar este sistema, los fabricantes de ladrillo cara vista han creado la marca STRUCTURA.

Colegio en Fraga Huesca. Arquitectos: Arqing. Fachada realizada con el sistema STRUCTURA-GHAS. Fotografía: Silvia Margallo Sampietro.

Esta solución constructiva consiste en ejecutar la hoja exterior de ladrillo cara vista arrancando desde un elemento firme (cimentación, viga de canto de forjado de primera planta, cabeza de muro de sótano, etc.) y pasante por delante de la estructura del edificio, permitiendo el paso de una cámara de aire y un aislamiento térmico continuo. 

Fachada autoportante Structura.

Además de las ventajas en cuanto a su comportamiento higrotérmico y eficiencia energética, esta solución destaca por sus elevadas prestaciones técnicas, simplicidad constructiva, economía y ausencia de patologías. Asimismo, el empleo de este sistema constructivo permite ampliar el campo de aplicación del ladrillo cara vista, pudiendo usarse, tanto en edificios de uso residencial o de oficina, con paños de fachada de proporciones geométricas modestas, como en edificios de uso industrial o comercial, con paños de fachada de grandes proporciones.

En cuanto a su comportamiento térmico, la fachada STRUCTURA-GHAS. permite incorporar grandes espesores de aislamiento en la cámara y mantener su continuidad por delante de la estructura, minimizando con ello los puentes térmicos y permitiendo la construcción de envolventes eficientes energéticamente. De este modo, la fachada STRUCTURA-GHAS. se constituye como la solución óptima de ladrillo cara vista para Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (EECN) y Casas Pasivas bajo el estándar Passivhaus. 

Con el fin de facilitar el empleo de este sistema constructivo a los proyectistas, dotándoles de una herramienta de predimensionado precisa para el cálculo térmico de los edificios, recientemente los fabricantes de ladrillo cara vista han puesto a disposición de los proyectistas un estudio sobre los puentes térmicos de la fachada STRUCTURA-GHAS, caracterizándolos tanto desde el punto de vista de la eficiencia energética como desde la salubridad. Los resultados del estudio se muestran en forma de atlas, pudiendo consultarse el valor de transmitancia térmica lineal (ψ (W/mK)) o puntual (χ (W/K)) (según sea el caso) de cada puente térmico, así como el valor del factor de temperatura de la superficie interior del cerramiento (fRsi). Este estudio puede emplearse tanto para la verificación del cumplimiento de las exigencias térmicas del CTE, como para la obtención de las certificaciones energéticas de Passivhaus, 

Por otro lado, si las exigencias de impermeabilidad lo aconsejan, la fachada STRUCTURA-GHAS puede disponer de una cámara de aire ventilada. De este modo, se consigue una fachada que presenta todas las ventajas de las fachadas ventiladas (mayor grado de impermeabilidad y reducción del riesgo de formación de condensaciones intersticiales en el cerramiento) y otras ventajas adicionales asociadas el ladrillo cara vista (durabilidad, bajo mantenimiento, calidad estética, etc.). En comparación con otras soluciones de fachadas ventiladas con revestimientos discontinuos soportados por una subestructura o anclajes, la fachada STRUCTURA-GHAS destaca, entre otras razones, por su menor coste, mayor estanqueidad y gran durabilidad.

Sección y detalle constructivo de la fachada autoportante STRUCTURA-GHAS.

Desde el punto de vista de su comportamiento estructural, el sistema constructivo de fachada autoportante aprovecha el potencial que tienen los muros de ladrillo para ser utilizados como elementos estructurales. En estas fachadas el peso propio de la hoja exterior de la fachada se transmite a la planta de arranque por compresión de la propia fábrica, contribuyendo esta acumulación de carga a la resistencia frente a acciones horizontales. El resto de recursos necesarios en las fachadas autoportantes para conseguir las condiciones de estabilidad, resistencia y control de fisuración exigidas por la normativa se consiguen mediante el empleo de elementos auxiliares: anclajes de retención a la estructura del edificio (frentes de forjados y pilares), que evitan el movimiento de vuelco de la fábrica sin trasvasar carga de la estructura al cerramiento, y armaduras de tendel, que aumentan la resistencia a flexión horizontal de la fábrica evitando su fisuración. Los elementos auxiliares necesarios en cada caso particular, así como su dimensionado y disposición deben estar determinados mediante análisis estructural.

El sistema G.H.A.S.® es el único sistema que existe actualmente en el mercado que tiene disponibles los elementos auxiliares (armaduras de tendel y anclajes) necesarios para el proyecto y ejecución de las fachadas autoportantes de ladrillo cara vista STRUCTURA, asegurando dos requisitos fundamentales: garantía de prestación y garantía de puesta en obra, eliminando cualquier incertidumbre entre el proyecto y la obra.

Todos los anclajes, armaduras y resto de elementos metálicos que componen el sistema G.H.A.S.® tienen el obligatorio marcado CE. Además, el sistema G.H.A.S.® cuenta con un D.A.U., lo que constituye una garantía adicional para el proyectista, constructor o promotor.

Los elementos del sistema G.H.A.S.® están provistos de dispositivos SAO (Sistema de Autocontrol del Operario) que permiten un total control con posterioridad a la ejecución del muro. El control se refiere a dos aspectos fundamentales relacionados con las prestaciones mecánicas del muro: las cuantías y la ubicación correcta de los elementos. 

Los anclajes de retención GEOANC presentan una forma para facilitar al operario la comprobación de que el anclaje penetra al menos 4 cm en la fábrica.

Las fachadas autoportantes están recogidas en el DB SE-F del CTE, lo que garantiza su fiabilidad. El modelo estructural de referencia para el análisis de una fachada autoportante con el sistema G.H.A.S.® es el modelo placa con bordes en continuidad, que es el modelo más rentable de los sancionados por el DB SE-F del CTE para el análisis de muros con acciones horizontales. El sistema constructivo de fachada autoportante permite diseñar paños de grandes dimensiones aplicando dicho modelo de cálculo. Considerando alturas de piso de tres metros, la resistencia de una fábrica de ladrillo cara vista de medio pie de espesor sería suficiente para construir un cerramiento autoportante de una altura de hasta ocho plantas.

Anclaje GEOANC a forjado. Obra VPO en Valladolid. G33 Arquitectos.

Anclaje GEOANC a pilar. Obra VPO en Valladolid. G33 Arquitectos.

Constructivamente, la principal ventaja de la continuidad de la hoja exterior de la fachada reside en la eliminación del conflicto que supone el encuentro con la estructura. Con este sistema constructivo se evita el estrangulamiento del cerramiento a su paso por delante de los forjados y pilares, haciendo que no se precisen plaquetas para forrar los frentes de forjados y pilares, ni piezas cortadas o piezas especiales para ajustar el replanteo a la altura de cada planta. 

La armadura de tendel GEOFOR dispone de una estructura en forma de enchufe, separadores y dispositivos SAO. De este modo garantiza las tres condiciones esenciales para la transmisión de esfuerzos: recubrimiento, adherencia y longitud de solape

Los dispositivos SAO permiten comprobar visualmente las cuantías de armadura y su correcta colocación.

Fachada realizada con el sistema STRUCTURA-GHAS. VPO en Valladolid. G33 Arquitectos.

Desde el punto de vista estético, la continuidad de la hoja exterior de la fachada se manifiesta con una tonalidad homogénea en todo el paño de fachada, mientras que, en las soluciones confinadas, las plaquetas del canto de los forjados, con el paso del tiempo adquieren un tono diferente al resto de la fachada, por lo que el encuentro con los forjados se hace visible desde el exterior.

Asimismo, otra ventaja de este sistema es que permite conseguir un perfecto aplomo y planeidad de la hoja exterior de la fachada con independencia de las tolerancias en el replanteo de los elementos estructurales.

Desde el punto de vista acústico, la desconexión de las dos hojas de la fachada autoportante mejora el aislamiento acústico de estas fachadas con respecto al de las fachadas de dos hojas confinadas, en las que su aislamiento acústico está limitado por la formación del puente acústico estructural. STRUCTURA no sólo garantiza el cumplimiento de las actuales exigencias acústicas del CTE para los cerramientos, sino que consigue unas mayores prestaciones acústicas que permiten su uso en lugares más expuestos a la contaminación acústica.

STRUCTURA permite seguir aprovechando las ventajas del ladrillo cara vista, material noble de alta calidad, con una gran cantidad de prestaciones técnicas y cualidades estéticas. De este modo, estas soluciones ofrecen una amplia gama de acabados, tonalidades y dimensiones de los ladrillos cara vista para dar respuesta a las exigencias estéticas de proyectistas y usuarios.

Desde el punto de vista económico, STRUCTURA-GHAS no supone un incremento de coste con respecto a las fachadas confinadas convencionales, puesto que los costes derivados del empleo de elementos auxiliares (anclajes y armaduras), se compensan con la optimización de la mano de obra y el ahorro en materiales. 

Sistema prefabricado de láminas flexibles Flexbrick

Flexbrick® es un sistema prefabricado de láminas flexibles formadas por una malla de acero trenzada en la que se insertan elementos cerámicos con su tabla vista. El diseño de la colocación de los elementos cerámicos es muy amplio, pudiendo jugarse con la tonalidad de las piezas y los huecos libres, dando lugar a distintos patrones.

Este sistema tiene múltiples aplicaciones pudiendo emplearse para construir estructuras laminares, paneles de hormigón con acabado cerámico y todo tipo de revestimientos: revestimientos depositados (adoquinados, cubiertas, etc.), revestimientos colgados (celosías y muros cortina) y revestimientos adheridos y atornillados.

La flexibilidad de las láminas permite almacenarlas y transportarlas plegadas, y una vez en obra, desplegarlas con una grúa para bien colgarlas de una viga de sustentación o bien depositarlas sobre un encofrado, un firme o una cubierta.

Centro de Investigación del Hospital Santa Creu i Sant Pau (Barcelona) de Picharchitects- Pich-Aguilera y 2BMFG Arquitectes. Fotografía: Aldo Amoretti.

Flexbrick® es tan versátil, que permite a los arquitectos aplicarlo de forma personalizada a sus proyectos, habiendo conseguido con ello, que prestigiosos estudios de arquitectura de todo el mundo lo hayan utilizado.

Centro Cultural La Gota - Museo del Tabaco. Arquitectos: Losada García, Navalmoral de la Mata. Fotografía: ©Miguel De Guzmán.

Sistema industrializado de aislamiento térmico con acabado cerámico Termoklinker

Termoklinker®, es un sistema industrializado de aislamiento térmico con acabado cerámico, basado en el empleo elementos prefabricados de paneles de poliestireno extruido con plaqueta cerámicas adheridas.

Este sistema presenta todas las ventajas del ladrillo cara vista en cuanto a durabilidad, prestaciones técnicas, etc., unida a las ventajas de un aislamiento térmico continuo por el exterior, mejorando con ello el comportamiento térmico del cerramiento sobre el que se instala y eliminando los puentes térmicos.

Elementos de la fachada Termoklonker: 1. Plaqueta de klinker; 2. Roseta de fijación; 3. Mortero de agarre; 4. Poliestireno extruido (XPS); 5. Soporte.

Termoklinker® se emplea para el revestimiento de fachadas, tanto en rehabilitación como en obra nueva. Su uso en rehabilitación mejora la eficiencia energética del edificio al tiempo que renueva la estética de la fachada, pudiendo elegir entre una amplia variedad de formatos, texturas y colores de plaquetas cerámicas cara vista.

Se trata de una solución de fácil y de rápida aplicación, que se monta en seco y no requiere mano de obra especializada. 

Fachadas ventiladas Cablebrick

Cablebrick® es un sistema de hoja exterior cerámica para la ejecución de fachadas ventiladas ligeras con la estética y prestaciones del ladrillo cara vista, indicado tanto para obra nueva como para rehabilitación.

 Cablebrick® está formado por piezas cerámicas con ranuras en su cara no vista, que permiten su fijación en seco sobre un entramado de cables verticales. Estos cables se fijan a perfiles metálicos horizontales fijados en cada forjado, que soportan el peso del revestimiento cerámico y lo transmiten a la estructura del edificio mediante ménsulas (escuadras de sustentación). Dado que cada paño funciona de forma independiente, el sistema no tiene limitación en el número de alturas. Con el fin de contrarrestar las acciones horizontales de viento, la solución incorpora elementos de retención horizontal que sujetan puntualmente la fachada de Cablebrick® a través de los cables, uniéndola a la hoja interior.

 

Su montaje es muy sencillo, llevándose a cabo mediante la colocación en seco de forma sistematizada de las piezas cerámicas.

Su instalación genera una cámara de aire que permite la incorporación del aislamiento térmico necesario para garantizar la eficiencia energética de la envolvente.

Los múltiples modelos y formatos de piezas cerámicas de Cablebrick®, dan lugar a una gran versatilidad a nivel estético.

Paneles de hormigón prefabricado con acabado de ladrillo Murobrick

Por su parte, Murobrick® es un sistema de paneles de hormigón prefabricado que, manteniendo la estética y propiedades del ladrillo visto de arcilla cocida, aporta las ventajas de las soluciones industrializadas. 

Las soluciones desarrolladas por los equipos de I+D+I de las empresas asociadas de Hispalyt ofrecen múltiples posibilidades para resolver una fachada con acabado de ladrillo visto adecuado a las construcción actual: industrializada, ligera, ventilada..., y siempre manteniendo los valores naturales de la fábrica cerámica.


Editado por:

Redacción Tec.. Tectónica

Publicado: Dec 14, 2020

Articulos relacionados
¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí